A la huelga feminista

Macarena Pérez, gestora y productora cultural

¡Preparada! Qué digo preparada, preparadísima: gafas moradas (dan un poco de dolor de cabeza pero merecen la pena porque acabas leyendo la letra pequeña), pañuelo verde, dorsal con el arcoiris, pancarta antisistema, morros pintados de rojo, puño en alto, altavoz (a pesar de mi voz, que es bastante potente, siento que no se me escucha) y una vida de experiencias aberrantes, propias y ajenas, ante las que me es imposible callar.

Preparada para la huelga del 8M porque vivimos un momento crucial y de cambio en el que el feminismo se ha convertido en un punto central e indispensable del debate político y social.

Machismo en el mundo de la cultura

En mi caso, trabajo en el mundo cultural, un mundo que trabaja con los valores sociales, generando discursos culturales e identitarios a través de los proyectos en los que nos involucramos, y que, por tanto, nos presupone una calidad humana y una coherencia inherente a los temas que tratamos. Sin embargo, al rascar la superficie aparecen numerosos casos de machismo, sexismo y ejercicio del poder heteropatriarcal: desde un exdirector de un museo que asestó una bofetada a una artista en mitad de una feria de arte y que actualmente ha sido nombrado nuevo secretario general de la Consejería de Cultura de Andalucía; pasando por un reconocido comisario y gestor cultural que se encuentra en un juicio por agresión sexual a una artista durante su estancia en un programa de residencias artísticas, en el que además era tutor; hasta llegar a otras cuestiones como la mínima presencia de mujeres artistas, directoras, técnicas de sonido, iluminación, y altos cargos en la esfera cultural que nos hablan de la falta de referentes. Contra todo ellos, la asociación AVAM (Mujeres en las Artes Visuales) se encarga de analizar y denunciar esta discriminación año tras año.

En definitiva, el feminismo ha conseguido evidenciar la podredumbre de nuestro sistema y ante el ataque de los discursos de odio surgidos del propio tambaleo de los privilegios de los hombres y del cuestionamiento del poder, ha conseguido poner el punto de mira sobre pilares intocables como la ley y la justicia, el techo de cristal, la familia o la maternidad. Por ejemplo, según encuestas del Instituto Nacional de Estadística y el Instituto de la Mujer, en nuestro país, en 2015, la brecha salarial era de un 22.9%. Esto es que mientras las mujeres cobran una media de 20.050€ los hombres cobran 25.990€ anuales. 

Hagas lo que hagas, ¡para el 8 de marzo!

Por supuesto, avances ha habido muchos, pero mucho más queda por hacer, enumerarlo todo sería imposible.

Sumarte, hacer la huelga, parar los cuidados, parar familias, casas y trabajos, manifestarse, arropada y rodeada de miles de personas gritando al unísono en contra de la violencia (violencia contra nuestros cuerpos, contra nuestra autoestima y nuestro derecho a decidir, contra la justicia que nos culpabiliza, contra el poder que nos invisibiliza y minimiza), esto da la energía y el impulso suficiente para seguir pisando fuerte y con la cabeza bien alta, para dejar de un lado inseguridades y enfrentarte al machismo imperante sin miedo, sabiéndote acompañada; esto es quebrar el sistema, este sistema patriarcal que a algunas les da miedo nombrar y que nos afecta a todas por igual.

Hay que nombrarlo, reconocer las formas en las que se expresa, desde las burdas a las más sutiles, porque está en los intersticios, hay que quebrarlo y abrir una grieta que llegue hasta sus cimientos que son nuestras bases, abrirlos en canal, exponerlos, vernos reflejados, avergonzarnos, y a partir de esto, y por encima todo: cambiarlos.

Así que no importa cuando tuviste tu despertar feminista, no importa si tienes dudas y contradicciones, todas las tenemos, pero aún así, no dejes de hacer la huelga. No dejes de marchar, porque nuestro compromiso es firme: firmes contra la violencia sistémica contra las mujeres y la desigualdad por cuestiones de género. Firmes por la igualdad y la diversidad.

Somos imparables ¡Feministas siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta pàgina web utilitza cookies pròpies i de tercers amb fins tècnics d’anàlisi del trànsit per facilitar la inserció de continguts en xarxes socials a petició de l’usuari. Si continua navegant considerem que accepta el seu ús. Per a més informació consulte la nostra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies